blog

miércoles, 7 de septiembre de 2011

YO 1

Siempre me llamó la atención la música, es así que en 6to de primaria fue mi primer intento de entrar en la banda sinfónica. Entre tocando el boogle, instrumento musical similar a la trompeta. Ya en secundaria pase al instrumento con el cual he vivido experiencias y aventuras ecepcionales en mi vida. EL TROMBON DE VARA se fue poco a poco convirtiendo en parte de mi ser. Hasta el ҉dia de hoy lo sigue haciendo arrancando penas y llenando el alma de fuerzas para darle duro a la vida y seguir porque el show a de continuar.

como si nada hubiera pasado. Los días transcurren de tal manera que podeis sentir cada uno en su interior. A mis cortos 27 y sintiendo que ya fueran 57 y que cada día que pasa es como un mes mas dentro de tu organismo se ve el mundo de una manera diferente por eso que mejor placer que relatando sus historias y el sentir expresando cada momento que se vive durante esta compañía incondicional como lo es esta enfermedad; mi novia, perdón. Lo olvidaba; mi novia regreso a mi y se alegro después de decirle que tras una conversación con mi padre es probable que me den mi automóvil el fin de semana.



Un día diferente; jajaja. No olvidaré los aproximadamente 200 espejuelos que derrumbe en un ataque de la novia llamémosla así; el iba a cambiar una película y la verdad nose si la habrá podido cambiar, mi hermano, jajaja, el que cuando yo era un niño cogía mis juguetes y se ponía a jugar sin dejarme jugar. Lloraba mucho, hasta que el tiempo se lo fue comiendo. Ahora ya tiene un bebe hermoso con la mujer que un dia le presente; en aquellas épocas donde la noche era mía. Bien a mi Wolgsvagen y luego en el NISSAN que más de un perfume en sus asientos, a pesar de los años se puede percibir aún.

1 comentario:

  1. A mí siempre me vaciló eso de la música en el colegio, me gustaba escuchar a la banda, pero por alguna razón, tal vez roche lo pospuse tanto. Me intimidaba de alguna forma la cantidad de talentos que había en la banda, teníamos a José Cosquillo y José Soriano en la trompeta, Pedro Valdez en el saxo alto, y muchos otros.

    En segundo de media me animé, además de haber escuchado jazz por primera vez, maravillosos temas de Dizzy Gillespie, me fue tan mal en Educación Artística, la excusa perfecta para pedir que me matriculen en música. Quería tocar trompeta como el gran maestro pero mi embocadura natural no dio, fui corcho, palo blanco, etc. hasta que al maestro Suárez se le ocurrió darme el trombón con pistones que nadie tocaba. Fue mágico, con este instrumento superé ampliamente a los demás compañeros y me quedé allí, pasé al bombardino pero el trombón y la rica salsa me llamaron para siempre. Yo también soy afortunado de tocar trombón. Un abrazo hermano.

    ResponderEliminar